8 cosas que aprendí en mi primer año de trabajo

NEREA ZUBIAURRE ALTUNA
Consultora de Desarrollo de Negocio de Outsourcing en Indra
Promoción Ingeniería de Telecomunicaciones 2012

Nerea, en una de las sedes de INDRA
Nerea, en una de las sedes de INDRA

Cuando obtuve mi permiso de conducir las palabras de mi padre fueron las siguientes: «ahora que ya tienes el carnet, debes aprender a conducir». El comienzo de la trayectoria profesional tras finalizar
los estudios es algo parecido, la carrera de fondo comienza tras obtener la titulación.

En este momento me encuentro al final de mi segundo año laboral y aunque mi experiencia es relativamente breve, este tiempo ha sido suficiente para acumular algunos aprendizajes.

1. Actitud más que aptitud
Nadie espera de nosotros que lo sepamos todo desde el primer día. Sin embargo, sí que tengamos una actitud correcta. Las compañías saben que las personas motivadas y con una actitud proactiva trabajarán para obtener los conocimientos necesarios para el
adecuado desempeño de su trabajo.

2. Siempre puedes aportar
Por mucho que nuestros conocimientos en el ámbito profesional en el que nos encontremos sean más limitados que los de aquellos profesionales de más dilatada experiencia que tenemos al lado, podemos aportar mucho más de lo que creemos. Las compañías buscan «ojos limpios», distintas formas de pensar y ver las cosas, ideas originales.

3. Aprovechar las oportunidades de crecer
No diariamente surgen oportunidades para formarse y ampliar perspectiva profesional. Por lo que cuando te ofrezcan un nuevo proyecto o una formación interesante, ¡acéptalo aunque te suponga más trabajo!  La recompensa te la llevas tú.

4. La importancia del aspecto social
Actuando de manera correcta y respetuosa, se consigue establecer relaciones profesionales de calidad, lo cual facilitará tu trabajo diario y te ayudará a abrir puertas en el futuro. Y no solo profesionalmente,
¡existe una alta probabilidad de que hagas buenos amigos!

5. Conocerse a uno mismo
Los buenos profesionales conocen sus fortalezas y debilidades. Cuanto más alto sea nuestro nivel de autoconocimiento, seremos más eficientes y felices en nuestra vida tanto profesional como personal, reforzando nuestras fortalezas y buscando apoyo para
combatir nuestras deficiencias. Aprovecha las ocasiones que surjan para pedir críticas y opiniones sinceras a tus compañeros y amigos.

6. No olvides quién eres
El trabajo no es lo que nos define como personas. El trabajo es algo que hacemos. Si es posible, elige una compañía cuya política y ética se acerque a tu propia moral y valores y mantente firme a éstos.

7. Diviértete
Dado que empleamos al menos un tercio de nuestro tiempo en el trabajo, intenta encontrar un empleo de tu interés y en el que puedas divertirte. Siempre colabora en crear un ambiente positivo. De la misma manera, no olvides desconectar del trabajo y divertirte
en tu tiempo de ocio, ¡es imprescindible!

8. Da lo mejor de ti
Y por último, pero no menos importante, mi recomendación personal. Siempre, siempre, siempre da lo mejor de ti. Al final del día lo que te llevas a casa no es más que tu conciencia. Haz que cada día merezca la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *