Archivos de la categoría Conociendo Deusto Ingeniería

«Sin duda, en Deusto he encontrado el lugar donde puedo transformar mi vocación en proyectos reales»

Entrevista a Lorea Argarate y Álvaro Ríos

Arantza Mugica. Vicedecana

DSC_0274

Podemos encontrar información sobre nuestros títulos, conocer qué hacemos, pero en la siguiente entrevista queremos que nuestros estudiantes, los protagonistas, nos cuenten cómo lo hacemos, cómo lo están viviendo.
Álvaro Ríos, Graduado en Ingeniería en Tecnologías Industriales y actualmente alumno del Máster Universitario en Ingeniería Industrial, y Lorea Argarate, estudiante del Grado en Ingeniería en Tecnologías de Telecomunicación, nos cuentan su experiencia con nosotros.

Arantza Múgica: Cuando decidiste estudiar ingeniería, ¿qué esperabas que fuera la Universidad?
Álvaro Ríos: Hasta que pisas por primera vez la Universidad y vives tu propia experiencia, las únicas imágenes o ideas que se pueden percibir giran alrededor de los comentarios y aventuras que te cuentan familiares o amigos. Habitualmente se considera que la universidad es una etapa más en el ciclo de aprendizaje del alumno. La formación de la mayoría de jóvenes en la sociedad actual pasa por una primera etapa en el colegio y una segunda en la universidad donde se adquieren conocimientos específicos en el área que cada uno elige. Considerar el paso del colegio a la universidad como si se tratase de una simple mudanza, es un error.
Es cierto que la metodología de trabajo y de enseñanza sigue unos pasos similares a los vividos durante la etapa escolar. Tienes una serie de exigencias, horarios, evaluaciones continuas; pero como todo en esta vida, hay que ir un poco más allá.
La Universidad no es una etapa más, sino todo lo contrario. Dedicar cuatro años de tu vida para obtener una titulación que te cualificará como profesional para un determinado sector, se convierte en un proyecto a largo plazo, una carrera de fondo. Implica un importante esfuerzo tanto a nivel académico como a nivel personal. Llegar a la universidad obliga a tomar decisiones que seguramente te cambien la vida, porque como siempre digo a todos mis amigos: «La universidad te cambia la vida».

Lorea Argarate: Yo pasaba mucho tiempo pensando cómo se podían construir las cosas y cómo era posible que funcionasen, pero era pura imaginación, al meterme en ingeniería he ido conociendo el mundo que hay realmente detrás de cada dispositivo.
Lo que buscaba al llegar a la universidad era aprender y desarrollar las capacidades necesarias para luego poder ser capaz de poner en práctica todo lo que un día me planteaba.

Arantza Mugica: En general, ¿cómo te has sentido estos años en la universidad?

Álvaro: La Universidad de Deusto es mi segunda casa. Durante mi época como estudiante he tenido días en los que pasaba mas tiempo en la universidad que con mi familia. Los compañeros de facultad, los profesores y demás empleados terminan formando parte de un gran grupo en el que te ves inmerso desde el primer momento y, precisamente aquí, en Deusto, puedo sentirme orgulloso de todos ellos.

Caminar por los pasillos y que cada profesor te salude incluso sin haberte impartido asignatura alguna, o poder comentar con ellos cualquier problema o duda que surja es algo que da sentido a la filosofía que aquí se imparte. No se trata de educar a un alumno en un único sentido, puramente académico, sino también formar en valores humanos. Porque mentiría si digo que el mercado profesional no es competitivo, pero es la actitud y la entrega la que te llevarán al éxito y para ello hay que desarrollar esas capacidades que potencien tus probabilidades de triunfo tanto a nivel profesional como personal.
La Universidad de Deusto es conocida en el mundo porque cada uno de nosotros ha sido educado bajo lafilosofía de formación integral y aquello que hemos adquirido lo vamos dejando por cada lugar que pasamos.

Lorea: Me he sentido a gusto y he encontrado un camino por donde seguir conociendo tecnologías, herramientas… Hay millones de cosas que hacer con un ordenador, cosa que todos tenemos hoy en día. Hay laboratorios a disposición de todos y al estar rodeado
de jóvenes que estudian diferentes ingenierías, empieza la hora de la aventura. A mi/ a nosotros nos gusta mucho crear cosas, y cuando hay un buen entorno de estudio/trabajo, todo es posible.

DSC_0266

Arantza Mugica: ¿Qué es lo que más te ha aportado estudiar ingeniería? Y, ¿estudiar en Deusto?

Álvaro: Estudiar ingeniería es un sueño hecho realidad. Actualmente realizo el Master Universitario que me permite adquirir las competencias de Ingeniero Industrial por lo que considero que mi etapa ingenieril no ha finalizado aún. Paralelamente continúo en la
empresa que me adoptó durante las prácticas universitarias, por lo que es una gran oportunidad de futuro y también para coger experiencia.
La Universidad de Deusto me lo ha dado todo. Ha sido quien me ha guiado durante cuatro años y quién me ha hecho madurar en  muchos sentidos. Precisamente por ello decidí realizar mi Master en Deusto, ya que la confianza que me han ofrecido todos estos años ha
sido clave para elegirla como primera opción.
Lorea: La ingeniería te da el conocimiento en muchas cosas que vemos todos los días, se aprende a trabajar en equipo y a gestionar bien el tiempo. Por otra parte, las tecnologías y las herramientas software van cambiando cada poco tiempo y la clave es la adaptabilidad que tengamos frente a eso. Esto hace que seamos conscientes del entorno en el que estamos y ofrecer siempre lo mejor.
Estudiar en Deusto te da la posibilidad de tener un seguimiento algo más cercano y personalizado. Los profesores que imparten clases, están trabajando en el área de cada uno, por lo tanto, están muy actualizados de lo que sucede fuera de la universidad y los consejos son muy acertados. Te enseñan las herramientas que te hacen falta para poder implementar mejor tu proyecto en áreas que desconoces (gestión, RRHH,…)

DSC_0270

Arantza Mugica: ¿Qué recomendarías a un estudiante que va a comenzar sus estudios en ingeniería?

Álvaro: Le recomendaría que nunca se rindiese. La satisfacción
personal después de 4 años y cumplir un sueño es algo que no tiene precio. Además, en Deusto no le va a faltar de nada. Evidentemente deberá esforzarse y dedicar mucho tiempo para sacar adelante los estudios, pero todo ello lo logrará en un ambiente magnífico.
Si estudia cada día, acude a clase y realiza las tareas  correspondientes de forma responsable, podrá superar adecuadamente la carrera. Recordemos: una buena actitud es la herramienta para alcanzar el éxito.

Lorea: Que no deje nunca de tener la curiosidad de querer saber cómo, por qué, con qué, etc., porque con los días se irá contestando él solo a todo, y será capaz de crear eso con lo que soñaba cuando sólo existía la imaginación.

Acompañar a los estudiantes: clave para el éxito

Atención de estudiantes de telecomunicaciones

En la última década los profesores universitarios hemos ido  constatando que el nivel de «maduración» de algunos de nuestros alumnos (sobre todo los que llegan a los primeros cursos) es mucho menor que antes. A muchos de ellos les falta motivación, interés, sentido crítico, autocrítica, espíritu de sacrificio, rigurosidad…
Podríamos pasar mucho tiempo hablando de los motivos que les han llevado hasta esta situación, pero no es el ámbito de este artículo. De lo que estoy segura es de que «ellos» (nuestros alumnos) no son los culpables, sino las víctimas.
Por ello, los profesores estamos convencidos de que debemos hacer un sobreesfuerzo por entenderles, ver sus dificultades, ayudarles a ir madurando, hacer cosas que hace años nos hubiéramos «llevado las manos a la cabeza» solo con pensarlo. En definitiva, debemos ayudarles a que vayan aprendiendo a tomar decisiones, a distinguir cuáles son sus responsabilidades, a que ejecuten dichas responsabilidades, a que «engranen» con su titulación, en definitiva, a que se adapten totalmente a la vida universitaria. Y para ello debemos estar muy atentos.
Además de todo lo anterior, la etapa de adaptación del primer curso de las titulaciones técnicas es uno de los momentos más críticos de la etapa universitaria.
El paso desde el Bachillerato supone un cambio muy importante que puede tener, en algunos casos, efectos muy negativos en el desarrollo curricular y personal de los alumnos. Cambia el entorno, las normas, el lenguaje, las exigencias, las relaciones, etc. Incluso puede cambiar el lugar de residencia.
De cómo se resuelva esta etapa, en la que el alumno es el principal protagonista, va a depender en gran parte el éxito o fracaso de su experiencia universitaria.
Por todo ello necesitamos tener mucha información de nuestros alumnos, dedicarles mucho tiempo tanto dentro como fuera de las aulas. Para ello nuestros
alumnos cuentan con todas y cada una de las personas que formamos la Facultad de Ingeniería, pero más estrechamente con sus profesores y sus tutores.
De ninguna manera podemos pensar que la labor tutorial corresponde a etapas anteriores a la universitaria.
Ni que con la labor tutorial en la universidad se sobreprotege al alumno. Lo que se hace es acompañarles en este importante proceso de cambio. De todo esto podemos obtener la siguiente conclusión: el alumno necesita una atención personalizada que cubra dos aspectos:

  • el aspecto de integración (durante el primer curso) y orientación (durante todos los cursos), que se desarrolla mediante tutorías personales y grupales,
  • el aspecto formativo cubierto por todos los profesores mediante las tutorías académicas de cada asignatura.

Así, desde la Universidad de Deusto, y en particular desde la Facultad de Ingeniería, para cubrir el primer aspecto, ofrecemos un servicio de atención personalizada a cada uno de nuestros alumnos, asignándoles un tutor personal.

Tutor
Las labores del tutor difieren un poco dependiendo del curso en el que esté el tutorando. El tutor de 1.º realiza una o dos reuniones grupales cada semestre para intercambiar opiniones, detectar posibles fallos o carencias,… Además realiza entrevistas personales
y confidenciales con todos los alumnos, mínimo dos veces por semestre, para valorar su trayectoria, hacer un seguimiento del alumno, prestando especial interés por aquellos alumnos que más maduración les falte, y aconsejarles en cada caso. Además, el tutor
es la persona de referencia del alumno por lo que éste podrá acudir a él siempre que le haga falta.
El tutor del resto de cursos se preocupa de que la marcha del curso vaya bien y de los problemas que sus tutorandos puedan plantearles. Además, el tutor permanece atento y se preocupa de estudiar el caso de cada tutorando y hacerle un seguimiento más estrecho en caso que éste lo requiera (bien sea por un problema personal, por estar en convocatoria alta en alguna asignatura,…). Además, el tutor de 4.º también se encarga de orientar laboralmente a sus tutorandos.
Además, si el tutor detectara que el tutorando necesita ayuda o apoyo psicológico, animará al alumno a acudir a la consulta psicopedagógica de la UD. Este servicio, que viene funcionando desde el año 1996 atendido por profesionales, es totalmente confidencial, voluntario y gratuito, y tiene como objetivo orientar al alumno en los problemas que pueda encontrar en su vida personal y académica, sea en la mejora de su rendimiento académico, o en otros aspectos de su adaptación personal, social y familiar.
Para cubrir el segundo aspecto, el formativo, cada profesor dispone de horas de tutoría para que sus alumnos puedan acudir y resolver todas las cuestiones que sobre la asignatura le hayan surgido. Obviamente en estas tutorías el trato con el profesor es todavía más cercano.

Un único equipo
Además, el sistema de evaluación que utilizamos es el de evaluación continua. Atrás queda ya lo de «jugarse» todo en el examen final. Durante el curso, y mediante diversas actividades (entrega de trabajos, actividades, participación en clase, pruebas de evaluación,…) los alumnos pueden conseguir un porcentaje alto de la calificación final. Además, si por algún motivo no han conseguido seguir la asignatura por evaluación continua, pueden recuperarla (todo o parte) en el examen final.
Si bien es cierto que desde que la Facultad existe, el alumno ha sido su centro de atención, la forma de atender al alumno ha ido evolucionando hasta llegar al estado actual. Son muchos los esfuerzos que hemos y estamos realizando para adaptarnos a las nuevas necesidades de los alumnos que van llegando con el paso de los años. Esperamos que con la ayuda de ellos podamos seguir mejorando para ofrecer una docencia y una atención cum laude. Así, en este ambicioso proyecto en el que participamos profesores, tutores y alumnos, acompañados de sus familias, el objetivo es la formación integral de nuestros estudiantes, para formar excelentes profesionales y mejores personas.