Iker Jamardo: «Es fundamental poner esfuerzo, pasión e ilusión»

Iker Jamardo es Vice President of Engineering at Ludei (California).
Alumni de Ingeniería Informática y antiguo profesor de la Facultad de Ingeniería

Iker03(1)b

ITXASO MUÑIZ  –  Deusto Alumni

AGUSTÍN ZUBILLAGA REGO Comunicación Ingeniería

Fuiste alumno de la Universidad de Deusto, concretamente de Ingeniería Informática, cuéntanos recuerdos que guardas con cariño de
tus tiempos en la Facultad.
Quiero imaginar que todo el mundo guarda un bonito recuerdo de su paso por la universidad. El cambio desde el instituto, las nuevas amistades, el aprendizaje,… En mi caso concretamente siempre
supe que me encantaba la tecnología así que poder aprender más sobre programación y ordenadores me resultaba muy atractivo. Uno de los mejores recuerdos fue poder formar parte del estupendo equipo de monitores en el centro de cálculo en la facultad de ingeniería. Poder ayudar a otros estudiantes, aprender enseñando, compartir un millón de anécdotas con los compañeros del laboratorio y conocer la universidad desde una perspectiva más cercana a los profesores y a los interesantes proyectos que estaban en marcha. Fue la semilla que hizo que se despertara en mí el interés por la enseñanza.

También fuiste profesor de la Facultad de Ingeniería durante 10 años, ¿qué recomendarías a los estudiantes que terminarán pronto la carrera?
El mejor consejo que puedo dar es que sean conscientes de lo importante de poner mucho trabajo, pasión e ilusión en la nueva etapa que se les presenta. Se van a enfrentar a una situación laboral complicada, a un mercado profesional muy competitivo y cambiante que requiere de mucho esfuerzo y dedicación. Ser capaz de destacar es crucial, demostrando gran profesionalidad y ganas de mejorar,
trabajar en equipo y comprender la importancia de aportar al proyecto.

LudeiCocoonJS

Cuéntanos sobre tu etapa actual, trabajando en Silicon Valley.
He tenido la gran suerte de formar parte de un proyecto innovador y de un equipo extraordinario de profesionales que nos ha llevado hasta allí. Estos dos años en Silicon Valley han sido un aprendizaje constante a nivel profesional y una espectacular experiencia personal. El valle es sin duda un entorno extraordinario donde se concentran un sin fin de ideas y medios para ponerlas en marcha. Los mejores profesionales, las empresas más punteras y las tecnologías que usaremos el día de mañana tienen cabida en este lugar y poder disfrutar de la posibilidad de conocerlo de primera mano está siendo un sueño hecho realidad. Hay muchas oportunidades de aprender, de conocer y crecer. Pero también es un entorno muy exigente y competitivo. Si alguien tiene la oportunidad y el coraje de venir, soy un convencido de que puede ser sin duda una experiencia que les cambiará la vida.

LogoLudei

Una última pregunta ¿qué les dirías a los titulados que puedan verse reflejados en ti, por tu iniciativa para emprender nuevos proyectos?

Emprender un proyecto no es sencillo. Requiere de mucha pasión, creer en el proyecto y en uno mismo en todo momento (incluso  cuando todo parece ir en contra) y sobre todo mucho, mucho trabajo. Sin embargo, poder determinar el rumbo de tu carrera profesional, materializar una idea y verla crecer y crear un producto que pueda cambiar el mundo es una experiencia única. El emprendimiento no debe asociarse sólo con la creación de una empresa.

Cualquier proyecto dentro de una organización establecida se rige por los mismos parámetros por lo que se puede emprender de muchas maneras y en diversas situaciones. Animaría a los titulados a
perseguir las ideas y sueños en los que crean, evaluando si será algo que implicará un cambio a mejor, sea al nivel que sea. Hasta en los mejores y más exitosos proyectos ha habido momentos en los que
no se ha visto salida, en la que se han pasado momentos complicados, pero yo creo sinceramente en la perseverancia y el trabajo duro que de una forma u otra, tienen su recompensa.

 

 

Acompañando a los Alumni

Entrevista a Jesús Riaño, Director de DeustoAlumni y antiguo profesor de la Facultad de Ingeniería

_DSC5505

ITXASO MUÑIZ   –  Deusto Alumni

AGUSTÍN ZUBILLAGA REGO Comunicación Ingeniería

¿Qué importancia tienen los Alumni en otras universidades de referencia?
Una Red Alumni (ex alumno en Latín) permite mantener el contacto entre los profesionales con su universidad de origen, favoreciendo la formación constante del egresado a través de charlas, conferencias, y cursos. Ser parte de una red de este tipo ayuda a que los egresados puedan tener mejores herramientas de empleabilidad, beneficios académicos, profesionales y sociales, incentivando instancias de actualización y desarrollo profesional y personal.
Según los expertos, una universidad no sólo es su infraestructura y sus profesores o programas de estudio, sino que también son sus Alumni, debido a que el éxito y fracaso de ellos «habla» del valor y calidad de la institución académica.

Por ejemplo, Harvard potencia las conexiones entre estudiantes y titulados. Estos últimos ofrecen empleo y prácticas a los estudiantes actuales. Son los propios Alumni quienes toman la iniciativa y  promueven y dinamizan los clubes Alumni por todo el mundo, y la universidad continúa su buena labor gracias a donaciones de los antiguos alumnos.

«Acompañamos a los Alumni a desarrollar su proyecto profesional en un mundo cada vez más exigente»

¿Qué puede aportar DeustoAlumni a un recién graduado?
DeustoAlumni mejora la carrera profesional de los graduados, acompañándoles para que puedan desarrollar su proyecto de vida, aquí o en el extranjero. Les facilitamos ofertas de empleo, formación continua, orientación profesional, acceso a Lanbide-Servicio Vasco de Empleo, prácticas profesionales, acceso a las bibliotecas, entre otros servicios.
Se ha constatado que la carrera profesional comienza antes de finalizar los estudios, en el último año de grado y postgrado. Por eso, estamos habilitando itinerarios a lo largo de estos últimos cursos, para que los estudiantes puedan mejorar sus competencias de cara a la línea de salida al mercado laboral.
Además, organizamos el Foro de Empleo y Emprendimiento (en 2015 tendrá lugar la XI edición), poniendo en contacto cada año a más de 40 empresas de diversos sectores con los estudiantes y Alumni.

La Universidad de Deusto es conocida por acompañar al alumno y formarle en valores y competencias más allá de los conocimientos
técnicos. ¿Cómo trabajáis este aspecto desde DeustoAlumni?

¿Sabías que solo seis de cada diez ingenieros obtienen su primer empleo en menos de seis meses tras finalizar sus estudios? ¿Y que tu currículo dice a tus futuros empleadores muchas más cosas de las que piensas? A través de los itinerarios propuestos para el alumnado, con divertidos y prácticos talleres impartidos por
expertos, los estudiantes pueden mejorar sus competencias laborales, tanto si buscan acceder a un primer empleo como si desean crear su propia iniciativa empresarial: trabajo en equipo, curriculum 2.0, primera entrevista, hablar en público, manejo de emociones, generación de ideas, definición de objetivos,…

En tu etapa como profesor de la Facultad, detectaste ciertas necesidades de los estudiantes para prepararse para el mercado laboral, ¿qué actividades lleváis a cabo dirigidas a estudiantes y antiguos alumnos de Ingeniería?
Deusto Alumni y Facultad de Ingeniería trabajamos conjuntamente para cubrir las necesidades que los profesores vayan detectando y que el mercado laboral vaya demandando.
Cada año atraemos a un gran número de empresas del sector de la ingeniería para darse a conocer entre los estudiantes de la Facultad y realizar procesos de selección entre nuestro alumnado, muy valorado por los profesionales de recursos humanos.
También contamos con la colaboración de antiguos alumnos, profesionales con experiencia que explican a los estudiantes actuales cómo comenzar a desenvolverse en el mundo laboral.

_DSC5508

Las redes de contactos son de gran importancia para la carrera profesional. Otras universidades fomentan el Networking desde su área de Alumni, ¿Cómo lo hace Deusto?

La Universidad de Deusto, desde su área de Alumni, organiza  jornadas y eventos para fomentar y desarrollar una amplia red de contactos de todos los perfiles. Por ejemplo, acabamos de lanzar un ciclo de jornadas profesionales abierto y gratuito para estudiantes y Alumni, con charlas sobre visual thinking, posicionamiento en Google, identidad digital,…
Además, los antiguos alumnos pueden retomar el contacto con sus compañeros a través del Directorio Alumni y aniversarios de promoción, y con la propia universidad a través de nuestra presencia en redes sociales: Twitter (@DeustoAlumni, @DeustoEmpleo), Facebook (DeustoAlumni, DeustoAlumni Empleo) y participando en nuestros grupos de LinkedIn, con más de 5000 miembros.
¿Por qué es recomendable continuar formándose una vez terminada la carrera?
Es necesario que los profesionales de ingeniería se reciclen y estén actualizados, ya que el mundo de la tecnología e industria es el que más rápido avanza, surgiendo nuevas necesidades cada día. A través de la formación continua facilitamos a nuestros Alumni estar al día en su ámbito de especialización, y conectar con profesionales de su mismo sector. Asimismo, es fundamental para desarrollarse profesionalmente la capacitación en otras habilidades que nos permitan completar nuestro perfil.

Principales claves para ser ingeniero de éxito. 4 miradas desde 4 sectores

Principales claves para ser ingeniero de éxito. 4 miradas desde 4 sectores

Gestamp, Iberdrola, IBM, Ingeteam Power Technology

AGUSTÍN ZUBILLAGA
Director de la Oficina de Comunicación

Distintos responsables en el área de los recursos humanos y la  tecnología nos muestran las tendencias, las capacidades más valoradas y las expectativas que deparan a los profesionales de la ingeniería. Una mirada poliédrica para que nuestros futuros ingenieros puedan desarrollar una carrera profesional plena.

CRISTINA MÁRQUEZ
Directora de selección de IBM España

¿Qué competencias profesionales van a resultar fundamentales en tu sector?
Teniendo en cuenta factores como la globalización, la aceleración de la innovación tecnológica y los continuos cambios y retos a los que nos enfrentamos a diario, necesitamos profesionales cada vez más
flexibles, innovadores y capaces de reinventarse. Además, estos deben formarse en nuevos lenguajes y tecnologías, saber trabajar en entornos multiculturales y diversos, compartir sus conocimientos y desenvolverse en entornos inciertos y más versátiles que los que existían años atrás.
¿Qué elementos son clave para los profesionales de la ingeniería en los próximos años?
En el ámbito técnico, sin duda, todos aquellos conocimientos relacionados con el tratamiento de Big Data, el cloud computing, la tecnología móvil, la ciberseguridad y las redes sociales. El diseño y gestión de ciudades inteligentes o los sistemas cognitivos son áreas aún incipientes pero con mucha proyección, según reconocen los principales analistas tecnológicos. La influencia de la tecnología en las empresas es y va a ser cada vez más importante y aquellos profesionales expertos en cualquiera de estas áreas —no sólo con sólidos conocimientos técnicos, sino también con la capacidad de articularlos y exponerlos— serán los más cotizados. Sobra decir que el dominio del inglés es ya un requisito indispensable.

¿Qué recomendarías a un recién titulado en ingeniería industrial, telecomunicaciones o informática?
La clave es que mantenga siempre despierta su curiosidad, que esté al día de las innovaciones tecnológicas y de los movimientos del mercado y que aspire a ser una referencia en su área de especialización.
Estamos moviéndonos en entornos y áreas, como las que he comentado antes, en los que existen pocos expertos en el mercado laboral, por lo que están muy cotizados. Les aconsejo también que se inicien cuanto antes en la experiencia profesional, aunque sea a través de un programa de prácticas, porque les va a aportar una serie de competencias y capacidades indispensables y complementarias a las adquiridas en la universidad. Una experiencia internacional o estudios de postgrado son siempre muy valorados por las empresas y, en cualquier caso, igual de valiosos si deciden trabajar por cuenta propia. Aunque parezca menos obvio, es importante que inviertan en desarrollar otras habilidades como la capacidad de trabajo en equipo, la comunicación y la inteligencia emocional.
¿Cómo crees que va a evolucionar la formación a lo largo de la vida profesional?

Creo que se apoyará cada vez más en la experiencia; estará más centrada en el aprendizaje desde el mismo puesto de trabajo y en  proporcionar al profesional la capacidad de seguir aprendiendo
con autonomía. Lo que aprendes hoy probablemente no sea aplicable mañana y lo que te permite adaptarte son aquellos recursos que hayas desarrollado ante las innovaciones tecnológicas.
En este sector, la formación solo será relevante si es capaz de alcanzar la misma velocidad a la que evoluciona la tecnología, y eso es ya de por sí un gran reto.

 

KepaZubieta.Iberdrola

KEPA ZUBIETA
Director de Desarrollo de RRHH – Iberdrola

¿Qué competencias profesionales van a resultar fundamentales en tu sector?

Además de los conocimientos técnicos y su permanente actualización, van a resultar de especial relevancia las competencias que tengan que ver con los aspectos personales : capacidad de relación, integración en equipos de trabajo, trabajar con personas
de otros países o culturas, la adaptación de los perfiles personales a aquellos trabajos o funciones más adecuadas, etc… y los aspectos económico-financieros: en todo trabajo que se realice, por nimio que sea, hay que tener un mínimo conocimiento de su coste, del beneficio que se puede obtener, del impacto económico que puede suponer un retraso, que cuestiones son imprescindibles y que otras pueden ser modificadas, etc.

¿Qué elementos son clave para los profesionales de la ingeniería en los próximos años?
Damos por hecho que los recién titulados tienen una base y unos conocimientos suficientes, aunque también damos por hecho que a lo largo de la vida profesional va a ser necesario un reciclaje, puesta al día o especialización en determinados temas y/o materias. Lo que tenemos claro es que se va a trabajar en inglés, que hay que estar dispuesto a trabajar allí donde haya trabajo o proyectos de interés, y
que va a ser necesario un compromiso, sentido de la responsabilidad e identificación con los proyectos o trabajos que se realicen.
¿Qué recomendarías a un recién titulado en ingeniería industrial, telecomunicaciones o informática?
Que hiciese trabajos, proyectos, prácticas, se presentase a concursos de ideas,…. Que tenga claro que va a tener que dominar idiomas (inglés fundamentalmente, pero si puede ser, además otro idioma).
Que conociese otros países y culturas en los que sea capaz de desenvolverse con naturalidad. Que tenga curiosidad por las  innovaciones que se dan en su campo profesional, que quiera estar al día. Que quiera hacer las cosas bien, y que cada vez quiera hacer más cosas y/o de mayor interés siendo plenamente consciente de sus conocimientos, capacidades y recursos.

¿Cómo crees que va a evolucionar la formación a lo largo de la vida profesional?
Cada vez va a ser más necesaria, y cada vez va a ser más gestionada a nivel personal. Será la persona la que decida formarse o no,… la que decida y busque en qué (temas y materias), donde (centros especializados) y como formarse (presencial, on-line, en otro idioma,…).
La formación más clásica (de aula) creo que ya está incorporando metodologías como resolución de casos, trabajos realizados por equipos, realización de prácticas,… que tienen que tener como objetivo una finalidad práctica y operativa de la formación (ver y comprobar que lo que se aprende sirve para algo). Respecto a los medios y metodologías ya estamos viviendo un cambio claro, —que creo que ha sufrido una desaceleración producto de estos años de crisis—. Todo lo que tiene que ver con formación a distancia, formación mediante simuladores, realidad aumentada, etc… creo que tendrá un desarrollo importante.

ANA GALLEGO GONZÁLEZ    –   MARIA LARRINOA
Recursos humanos – Ingeteam Power Technology

Qué competencias profesionales van a resultar fundamentales en tu sector.
Sin duda la orientación al cliente es fundamental. Estamos en un mercado cada vez más global, en el que tratamos con clientes de diferentes culturas, con maneras de trabajar y entender la realidad diferentes por lo que es clave tener flexibilidad para adaptarse y dar respuestas adhoc. Esa misma flexibilidad se requiere para estar abierto a viajar e incluso vivir temporalmente en diferentes  destinos, cambiar de puesto de trabajo, aprender nuevas metodologías o tecnologías, adaptarse a nuevos horarios. Tener una mentalidad abierta es requisito imprescindible.

Qué elementos son clave para los profesionales de la ingeniería en los próximos años.
En línea con lo anterior se buscan personas flexibles, con apertura mental, que tengan «inteligencia emocional», que sepan gestionarse
adecuadamente desde una perspectiva emocional y conectar con los otros. Por otro lado, los idiomas se perfilan como un valor añadido clave para un entorno cada vez más global. Las ganas de aprender, la vocación tecnológica (donde reinventarse no es opcional) y la capacidad para trabajar en equipos son otras de las competencias
más valoradas.

Qué recomendarías a un recién titulado en ingeniería industrial, telecomunicaciones o informática.
Que complemente su formación con experiencias múltiples, tanto a nivel profesional como personal. Que salgan de erasmus, viajen, vivan de modo independiente etc. son experiencias que te hacen madurar y tener una perspectiva vital más rica que se traslada a la empresa. Por otro lado, si tienen la oportunidad de hacer prácticas en empresa que no la desperdicien ya que creo que es dónde verdaderamente se aprende a aplicar lo estudiado.

Cómo crees que va a evolucionar la formación a lo largo de la vida profesional.
Cada vez es más importante el mantenerte al día durante toda tu vida laboral, es la única manera de seguir actualizado en un sector dónde los cambios tienen lugar a velocidades vertiginosas. Ya no se trata únicamente de hacer una carrera para conseguir un trabajo, sino de entender la formación (tanto reglada como no reglada) como parte de la vida profesional.

 JOSEBA MEZO URRUTIA
Gestamp

 

¿Qué competencias profesionales van a resultar fundamentales en tu sector?
En nuestro sector del automóvil, sobre la base de unas competencias técnicas parecidas, son clave las competencias personales. La capacidad para trabajar en equipo (equipo de proyectos),la iniciativa y el dinamismo son fundamentales.

¿Qué elementos son clave para los profesionales de la ingeniería en los próximos año?
Creo que tenemos un nivel de competencias técnicas muy positivo. Pero tenemos que fomentar el nivel de idiomas (no solo inglés).En nuestro sector, por la naturaleza de los fabricantes, el alemán y el francés son muy importantes. Y potenciar el desarrollo de habilidades personales de nuestros futuros profesionales.

¿Qué recomendarías a un recién titulado en ingeniería industrial, telecomunicaciones o informática?
Que, a pesar de la situación actual de desempleo, sigan formándose, potencien los idiomas y que la experiencia de salir al extranjero (Erasmus o similar…) es una experiencia muy enriquecedora y valorada por las empresas.

¿Cómo crees que va a evolucionar la formación a lo largo de la vida profesional?
Creo que tiene que orientarse a una formación práctica y ajustada a las demandas de las empresas. Un ejemplo: si necesitamos contratar a 3 ingenieros CAE con conocimientos en LS Dyna tenemos que
formarlos internamente porque el mercado es muy reducido.

 

«Necesitamos profesionales altamente cualificados para globalización»

ÁLVARO UBIERNA
Decano del Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación del País Vasco

AlvaroUbierna.0_MG_0320rec

Reconozco que veinte años después de haber acabado la carrera sigo siendo un entusiasta de esta profesión, y sus posibilidades de desarrollo profesional y personal.
No se me ocurren muchas otras áreas de trabajo con un impacto tan directo y tan reconocido sobre los cambios sociales de las últimas décadas. Los actuales estudiantes a duras penas podrán imaginar
una sociedad sin móviles y sin acceso a internet. El impacto de las telecomunicaciones en nuestro día a día es impresionante, ya lo miremos desde el punto de vista de un sencillo usuario particular, de una administración pública o de una empresa, sea del tamaño que sea. Y ello se traduce, en mi opinión, en dos aspectos positivos para el futuro profesional del sector:

  • Por un lado, en una oferta importante de puestos de trabajo para los ingenieros de telecomunicación;
  • Y por otro lado, a un nivel más personal, en ese pequeño orgullo de sentirte parte de estos cambios transformadores de la sociedad.

A pesar de la actual situación económica, no sólo en nuestro entorno más cercano sino también a nivel mundial, el sector de las Telecomunicaciones tiene mucha mayor salida profesional que otras. Cada pocos días aparecen noticias en prensa que alertan de la necesidad de profesionales TICS cualifi cados y del riesgo de que no seamos capaces de disponer de ellos. Por ello, creo que la profesión afronta cinco grandes retos:

  1. El primero es ser capaces de ofrecer a la sociedad el sufi ciente número de profesionales cualifi cados para atender las necesidades actuales y futuras del sector TIC. En ese campo los telecos no somos los únicos pero sí destacamos por nuestra preparación.
  2. El segundo es conseguir demostrar a la sociedad que las TICs son una tecnología transversal con una gran capacidad para generar  valor añadido en otras áreas, ya sea en la moda, el transporte, la salud, la industria del metal o la agricultura. La tecnología es una herramienta clave para mejorar el nivel de vida de la sociedad y la productividad de las empresas
  3. El tercero, y en cierto modo ligado con el anterior, es que nuestros profesionales se involucren en equipos de trabajo multidisciplinares, donde el teleco trabaja codo a codo con el especialista en empresa que asegura la rentabilidad del negocio o, por ejemplo, con el  psicólogo o el educador que define el interface de usuario.
  4. El cuarto es asumir la formación continua como algo inherente a nuestro desarrollo profesional: en este sector la velocidad de los cambios es vertiginosa y cada mes nacen nuevas tecnologías y servicios.
  5. Y el quinto reto, el de mayor calado, es la globalización. En el siglo XXI nos encontramos con empresas que nos pueden hacer la competencia desde el otro extremo del mundo pero a su vez se nos facilita la posibilidad de triunfar con una App o un desarrollo local por cualquier punto del planeta.

Necesitamos profesionales altamente cualifi cados, mujeres y  hombres muy motivados con su trabajo, en un sector con mucho presente y futuro. Profesionales con una sólida formación universitaria, pero en continuo reciclaje puesto que el ritmo del sector así lo requiere. Profesionales con dominio de idiomas, con disponibilidad para viajar y conocer mundo, y con una mente muy abierta para trabajar en equipos multidisciplinares, capaces de explotar sus habilidades tecnológicas en cualquier sector que lo
necesite.

En muchos de estos aspectos, como son la formación continua, la red de contactos profesionales y la colaboración con otros  profesionales, el Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación está a vuestro servicio para ayudaros en vuestro desarrollo profesional.

8 cosas que aprendí en mi primer año de trabajo

NEREA ZUBIAURRE ALTUNA
Consultora de Desarrollo de Negocio de Outsourcing en Indra
Promoción Ingeniería de Telecomunicaciones 2012

Nerea, en una de las sedes de INDRA
Nerea, en una de las sedes de INDRA

Cuando obtuve mi permiso de conducir las palabras de mi padre fueron las siguientes: «ahora que ya tienes el carnet, debes aprender a conducir». El comienzo de la trayectoria profesional tras finalizar
los estudios es algo parecido, la carrera de fondo comienza tras obtener la titulación.

En este momento me encuentro al final de mi segundo año laboral y aunque mi experiencia es relativamente breve, este tiempo ha sido suficiente para acumular algunos aprendizajes.

1. Actitud más que aptitud
Nadie espera de nosotros que lo sepamos todo desde el primer día. Sin embargo, sí que tengamos una actitud correcta. Las compañías saben que las personas motivadas y con una actitud proactiva trabajarán para obtener los conocimientos necesarios para el
adecuado desempeño de su trabajo.

2. Siempre puedes aportar
Por mucho que nuestros conocimientos en el ámbito profesional en el que nos encontremos sean más limitados que los de aquellos profesionales de más dilatada experiencia que tenemos al lado, podemos aportar mucho más de lo que creemos. Las compañías buscan «ojos limpios», distintas formas de pensar y ver las cosas, ideas originales.

3. Aprovechar las oportunidades de crecer
No diariamente surgen oportunidades para formarse y ampliar perspectiva profesional. Por lo que cuando te ofrezcan un nuevo proyecto o una formación interesante, ¡acéptalo aunque te suponga más trabajo!  La recompensa te la llevas tú.

4. La importancia del aspecto social
Actuando de manera correcta y respetuosa, se consigue establecer relaciones profesionales de calidad, lo cual facilitará tu trabajo diario y te ayudará a abrir puertas en el futuro. Y no solo profesionalmente,
¡existe una alta probabilidad de que hagas buenos amigos!

5. Conocerse a uno mismo
Los buenos profesionales conocen sus fortalezas y debilidades. Cuanto más alto sea nuestro nivel de autoconocimiento, seremos más eficientes y felices en nuestra vida tanto profesional como personal, reforzando nuestras fortalezas y buscando apoyo para
combatir nuestras deficiencias. Aprovecha las ocasiones que surjan para pedir críticas y opiniones sinceras a tus compañeros y amigos.

6. No olvides quién eres
El trabajo no es lo que nos define como personas. El trabajo es algo que hacemos. Si es posible, elige una compañía cuya política y ética se acerque a tu propia moral y valores y mantente firme a éstos.

7. Diviértete
Dado que empleamos al menos un tercio de nuestro tiempo en el trabajo, intenta encontrar un empleo de tu interés y en el que puedas divertirte. Siempre colabora en crear un ambiente positivo. De la misma manera, no olvides desconectar del trabajo y divertirte
en tu tiempo de ocio, ¡es imprescindible!

8. Da lo mejor de ti
Y por último, pero no menos importante, mi recomendación personal. Siempre, siempre, siempre da lo mejor de ti. Al final del día lo que te llevas a casa no es más que tu conciencia. Haz que cada día merezca la pena.

Se gradúa con éxito la Primera Promoción del Máster en Ingeniería en Organización Industrial

ESTHER ÁLVAREZ
Directora del Máster en Ingeniería en Organización Industrial

Los estudiantes acudieron a una empresa de la industria de la alimentación
Los estudiantes acudieron a una empresa de la industria de la alimentación

La primera promoción del Máster en Ingeniería en Organización Industrial acaba de salir con notable éxito al mercado. Durante un año, 33 estudiantes han cursado las asignaturas necesarias para convertirse en titulados de este programa. Los alumnos han podido familiarizarse con las teorías más novedosas y las mejores  herramientas, y han adquirido conocimientos  y realizado prácticas desde la perspectiva de una formación integral, que les permitirá convertirse en profesionales de primer nivel.
La excelencia es la pauta básica sobre la que se asienta este máster, que responde a los retos que deben afrontar las empresas hoy en día a través de un programa avanzado, que cubre fundamentalmente cuatro grandes ejes: dirección de empresas industriales, sostenibilidad, tecnologías de la información e internacionalización.

La metodología utilizada es muy completa y variada, e incluye análisis de casos y trabajos en grupo, así como visitas a empresas industriales y de servicios líderes en su sector, donde los alumnos
participan activamente en el proceso de enseñanza-aprendizaje.
Además, el profesorado elegido es de alta calidad, incorporando personal, tanto académico como profesional, de amplia experiencia y prestigio, proveniente de la propia Facultad de Ingeniería y de la
Deusto Business School (DBS), así como de empresas referentes en el ámbito industrial. En palabras de Mauri Vicente, uno de los alumnos del máster, «el Máster en Ingeniería en Organización Industrial ha sido el complemento perfecto a mis estudios, ya que he aprendido mucho de unos profesores altamente cualificados y me ha servido como
puerta de entrada al mundo profesional. Y todo ello, con compañeros de titulaciones muy diversas, creando un ecosistema de interacción y socialización de conocimiento inigualable».

El Internet de las Cosas y la sostenibilidad medioambiental

DIEGO CASADO-MANSILLA          JUAN LÓPEZ-DE-ARMENTIA
Investigadores de DeustoTech Internet

IoT.Diego.Juan.Imagen1

El concepto Internet de las Cosas (Internet of ThingsIoT, en inglés) radica en que los objetos que nos rodean y que usamos diariamente  estén conectados a Internet en cualquier momento y lugar. Este concepto está altamente relacionado con la Ubicuidad.
En términos más técnicos, diríamos que consiste en integrar una serie de componentes electrónicos en la fase de diseño de estos objetos cotidianos con el fin de dotarles de conectividad a Internet. Dado que Internet está presente en casi cualquier rincón del planeta y que el tamaño y coste de la electrónica ha disminuido de manera notable en las últimas décadas, cualquier objeto es susceptible de ser conectado, manifestarse en la Red y actuar como fuente de datos.
La conectividad a la Red es la base del Internet de las Cosas. Sin embargo, los objetos conectados deben desempeñar un rol para sacar rédito a su ubicuidad y poder ser considerados como objetos inteligentes. Para ello, son necesarios tres pilares: 1) componentes computacionales que permitan procesar información —ej. micro-controladores—; 2) sensores que permitan obtener información física del entorno y convertirla en información procesable digitalmente —ej. luminosidad, movimiento, temperatura—; y 3) actuadores, que son dispositivos electrónicos que permiten modificar o generar un efecto sobre la física del entorno —ej. motores, altavoces—.
Las aplicaciones del Internet de las Cosas cubren un amplio espectro de nuestra vida cotidiana. Uno de los campos en el que está empezando a tener y se prevé tendrá gran relevancia, es las sostenibilidad medioambiental.
Como ejemplo, se citan algunos proyectos e iniciativas que se están llevando a cabo en el ámbito de la ciudad, espacios públicos y hogar. En el proyecto PEACOX[1] se monitorizaba la calidad del aire con la
idea de promover el uso de rutas alternativas con baja contaminación atmosférica para conductores, ciclistas, viandantes. Cada vez más proyectos optan por el uso de IoT para gestionar el tráfico de forma más eficiente a través de sensores desplegados en la ciudad[2]. En el campo de los edificios públicos, uno de los objetivos del nuevo programa H2020 apunta al diseño de sistemas de control de presencia para hacer un uso eficiente de la calefacción y alumbrado por zonificación[3]. Por último en el ámbito del hogar la domótica copa la mayoría de los proyectos de IoT (lavadoras que ajustan su programa al momento del día en que la energía es más barata y proviene de fuentes renovables, termostatos inteligentes que aprenden las preferencias[4] y horarios de los habitantes del hogar para realizar un uso eficiente de la calefacción sin perder confort, o electrodomésticos inteligentes que son capaces de aprender la forma y frecuencia en la que son utilizados con el fin de promover un uso eficiente de los mismos[5].

A vista de todos está que la tecnología ubicua está aquí para quedarse y debemos aprender a convivir con ella, pero teniendo presente que no va a ser la solución a los malos hábitos de la sociedad. Desde la visión de DeustoTech Internet, en ocasiones la automatización y cooperación entre dispositivos para realizar una cierta tarea será la mejor opción, en otras, la cooperación entre objetos cotidianos y humanos será lo más adecuado. Pero siempre habrá ciertas tareas que realiza el ser humano en las que no existe posibilidad de reemplazo.
Ahora toca reflexionar al lector. ¿Quién debe asumir la responsabilidad de las tareas cotidianas? ¿Las máquinas,
los humanos o la deben compartir entre ambos? Nuestra recomendación: apelar al mejor de los sentidos… el tan denostado sentido común.

Seguir leyendo El Internet de las Cosas y la sostenibilidad medioambiental

Los extraños modelos de negocio de Internet de las Cosas (IoT)

IÑAKI VÁZQUEZ
Profesor del Departamento de Telecomunicaciones
Fundador y CEO de Symplio
@inakivazquez
ivazquez@deusto.es

Adidas Smart Ball
Adidas Smart Ball

En 1874 un grupo de ingenieros franceses construyeron un sistema de sensores para monitorizar de manera remota desde París las condiciones climatológicas y la profundidad de la nieve en el Mont Blanc.
En 2015 un usuario analiza en su teléfono móvil una previsión de las calorías que ha quemado mientras practicaba deporte durante la última hora. Seguidamente sube a su vehículo que le recomienda la mejor ruta conforme al estado del tráfico y las estaciones de servicio más económicas para repostar. Mientras conduce, envía comandos de voz a su refrigerador para que haga un inventario de contenidos, le sugiera posibles platos a cocinar hoy con los ingredientes disponibles, y que supongan un aporte calórico equilibrado. El sistema de calefacción se activa ahora de manera remota en la casa, ya que restan sólo 20 minutos para su llegada. Entre estos dos escenarios han pasado más de 100 años y varias revoluciones tecnológicas. ¿Qué tienen en común todos los productos que toman parte en el segundo escenario?

¿Qué tienen en común Adidas, Ford, Google, Iberdrola, Bosch y Telefónica? Respuesta: todos ellos y muchos más, están trabajando
en crear nuevos productos y servicios alrededor de Internet de las Cosas, rediseñando nuestra relación con los objetos que nos rodean y forman parte de nuestra vida. Si hay una característica fundamental que tiene la visión de los productos conectados a Internet es precisamente lo mejor (y lo peor) de los dos mundos: átomos y bits, o dicho de otro modo, objetos y servicios.

Cuando me toca explicar en clase modelos de negocio para Internet de las Cosas muchas veces trabajamos el ejemplo de Adidas y su Smart Ball (un balón de fútbol con sensores). No porque sea un caso de éxito, sino porque permite jugar, explorar y abrirse a nuevos conceptos.
Un momento, ¿un balón con sensores?. Sí, la Smart Ball recoge información del impacto del chut, velocidad y rotación de la pelota, entre otros datos, y los presenta en su app asociada donde el jugador puede analizarlos, comparar su evolución y competir con otros. En definitiva, «cuantificar» una actividad para medirla de manera objetiva, de este modo gestionarla, y así finalmente mejorarla.
Pero lo mejor es que todos estos datos se pueden llevar a la nube y someterlos a un proceso de análisis, para generar información relevante, valiosa y contextualizada para un determinado cliente, como un club de fútbol profesional. Y en este punto pasamos al dominio de los servicios, donde es posible comercializar «packs de análisis de datos» bajo diferentes modelos de precios y desde la comodidad del sillón y el ordenador, y entrando de lleno en los modelos de negocio de Internet (freemium, pago por uso, suscripción).

La potencia de Internet de las Cosas es que permite «servificar» los productos físicos tradicionales y generar flujos de ingresos basados en la comercialización de dichos servicios, incluso a veces  subvencionando el producto a coste, para reducir barreras de entrada. ¿Os imagináis que una pala de pádel profesional costase la mitad si os vinculáis con la contratación de un año del «servicio de análisis de golpes»? ¿O que os pagaran cada día por vestir una camiseta conectada a Internet que muestra publicidad relevante, contextual y útil a las personas de alrededor? Si hay negocio, no dudéis, lo veremos.