Primeras impresiones sobre los Proyectos Fin de Grado

DSC_0635

El curso 2013-2014 ha sido el primero en el que he sido encargada de la gestión de los Proyectos Fin de Grado. Hasta ese curso, cumplían esa tarea a las mil maravillas, mis compañeros José M.ª Sainz (Chefo) y Unai Hernández, y gracias a ellos, a sus consejos y ayuda, he podido ir guiando a su vez a los estudiantes por las fases que implica la realización de un proyecto.
La asignatura de Proyecto Fin de Grado, no sólo por los créditos de que consta, sino por lo que significa, diría que es la asignatura más importante de los grados de Ingeniería. En ella el alumno debe poner de manifiesto diversas competencias adquiridas en asignaturas
previas. Exige una planificación, desarrollo, explicación y defensa: actividades para las que el estudiante se ha estado preparando «en pequeñas dosis», como en ensayos, y ahora toca la prueba definitiva.
Comienza con la elección de proyecto, donde el alumno debe tomar la primera decisión: ¿de qué áreas de conocimiento? ¿con qué director? ¿mejor de empresa? Algunos lo tienen muy claro desde el
principio y saben incluso lo que quieren hacer; otros prefieren elegir una de las propuestas realizadas por los profesores; muchos, aprovechan las prácticas de empresa para realizar un proyecto relacionado; los menos, están indecisos, y ahí es donde yo entro y
puedo aconsejarles qué hacer para decidirse según sus preferencias, conocimientos, posibilidades, etc.
Elegido el proyecto y el director hay que ponerse manos a la obra. El director es el que marca las pautas, los tiempos, y las tareas de todo el proceso, que dependerán en gran medida del tipo de proyecto a realizar: más teórico, muy práctico, de empresa… De lo acontecido
durante el desarrollo del proyecto yo apenas tengo noticias, más que por el registro del proyecto, donde se especifica el título, la descripción, y las áreas de conocimiento, que más tarde determinarán el tribunal más adecuado para la evaluación. Este año, al haber tenido acceso al registro de todos los proyectos, he sido consciente por primera vez, del gran volumen de buenas ideas que entre profesores, alumnos y empresas, se materializan en proyectos cada curso. Hay que tener en cuenta, que en los  anteriores planes de ingeniería se hacía un proyecto intermedio, entre cuatro alumnos, en tercer curso; y otro, individual o en pareja, en el último año de carrera. Ahora se hace un único proyecto en cuarto curso (quinto en las dobles titulaciones), y de forma individual. Y aun así, puedo decir que algunos, no tienen nada que envidiar a proyectos realizados por empresas, y que la gran mayoría tienen una calidadmás que aceptable.
Pero no vale con realizar un buen proyecto: hay que saberlo «vender», tanto de forma escrita como oral. La memoria es la primera impresión que los profesores que van a evaluar tienen del proyecto. Hay que cuidar tanto lo que se dice, como la forma en que se dice, y la presencia de todo ello: pero a base de lecturas, revisiones, etc. raro es la memoria que no cumple su objetivo. Y aquí soy yo la «malvada» que tiene que revisar que cumplen el formato, y que debe rechazarla en caso contrario… pero mejor entonces, que pueden rectificar, y no el día de la defensa. Y por fin, el día de la verdad: la presentación ante el tribunal, y público si se desea (tan elegantes y preparados que me cuesta reconocer a algunos ;-)). Y aquí me tomo la revancha, y ejerzo de «amatxu»: tranquilizando antes de la defensa, animando a los que no están muy convencidos,
aconsejando cómo quitar los últimos nervios… Y mis primeras impresiones, ahora como profesora que ha seguido su trayectoria desde primero, se confirman: a falta de cursar las diferentes especialidades de máster, los estudiantes que terminan los grados en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Deusto, no son NINI, sino JASP (Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.